Home » TEXTIL » ¨No podemos cometer el pecado de no ver el futuro por la crisis presente¨ Protextil 2018
Mundo Textil, Revista de proveedores de la Industria Textil e Indumentaria
Bajo el lema ¨Todos juntos haciendo futuro, un futuro que ya es presente¨. Kim alentó a los empresarios e industriales textiles a seguir trabajando para sacar adelante a nuestra industria

¨No podemos cometer el pecado de no ver el futuro por la crisis presente¨ Protextil 2018

Yeal Kim, Presidente de la Fundación Protejer inauguró la edición 2018 de Protextil con un discurso que intentó llevar luz y esperanza a los textiles.

Bajo el lema ¨Todos juntos haciendo futuro, un futuro que ya es presente¨.  Kim alentó a los empresarios e industriales textiles a seguir trabajando para sacar adelante a nuestra industria, tan golpeada por las políticas de estado.

¨Dirigir Protejer me honra, y he decidido asumir con todo mi empeño. Este país me ha dado todo lo que soy, y espero poder desde este lugar compensar en parte todo lo que he aprendido de esta enorme cadena de valor y de mi querida Argentina¨. Con estas palabras llamaba a la acción. Prefiriendo los hechos a las palabras, y con la mirada puesta en el futuro contó su experiencia siempre a favor del trabajo y de la industria textil. ¨Por mis orígenes y por mi propia historia estoy convencido de que todo lo que esta cadena de valor puede darle al desarrollo social y económico de Argentina. Somos cada uno de nosotros parte de un sector clave para el futuro de nuestro país¨.

Kim encuentra en el fortalecimiento de la cadena de valor textil, la respuesta a dos grandes problemas a los que se enfrenta Argentina: la pobreza y la desocupación.  El sector textil es un sector en crecimiento  y desarrollo a nivel mundial, que lo ubica como sector ganador con mucho que ofrecer a la sociedad argentina.¨ La cadena de valor tiene fortalezas irreemplazables: es un gran generador de valor agregado, de puestos de trabajo industriales y un gran propagador para generar una cultura del trabajo. Esta distribuido en todo el país, y resulta central para el  desarrollo regional, con un altísimo nivel de integración nacional. Por todo esto, resulta imposible que al país le vaya bien si al sector textil le va mal¨.

 

La cadena de valor argentina es muy completa, ya que en el país se desarrollan desde las fibras hasta el retail, y tiene un enorme potencial exportador tanto su eslabón textil como de confección. Lo cierto es que estamos atravesando un periodo muy difícil, con caída del nivel de actividad y destrucción del empleo. El nivel de actividad se redujo un 25% con una caída de 13.000 puestos de trabajo formales. Y las fábricas están utilizando solo el 50% de su capacidad instalada de producción.

Ante esta situación, Kim declara: ¨Debemos revertir cuanto antes este proceso, realizando un diagnóstico correcto de lo que nos pasa. No es tan difícil de entender: nuestras empresas operan en un marco de fuerte inestabilidad macroeconómica, caracterizada por la volatilidad del tipo de cambio y alta inflación. El desorden macro-económico impacta en nuestra actividad, la cual debemos llevar adelante con tasas de interés de referencia del 60%, caída de las ventas por deterioro del poder adquisitivo de la población, aumento de la importación del producto terminado, incremento de los costos de producción, especialmente en los costos de las tarifas de energía. Sobre todo este conjunto de factores debemos seguir soportando una carga impositiva que ya no es compatible con el desarrollo de la industria. Yo no soy economista, pero les puedo asegurar que entiendo de números y hemos llegado hasta acá gastando por encima de nuestros ingresos o viviendo de prestado. Ambas formas han demostrado ser in-sustentables, todos los que estamos aquí sabemos lo que nos pasa en cada una de nuestras industrias. Sabemos todos los desafíos que enfrentamos a diario y el enorme esfuerzo que estamos haciendo para superarlos¨.

Con una mirada más positiva, Kim encuentra la salida a esta situación por el lado del trabajo y de la producción, afirmando: ¨mientras pensemos en lebac, letes, riesgo del país, deuda externa, etc. será muy difícil encontrar la salida.  Debemos ocuparnos fundamentalmente de cómo producir mejor, de cómo vender más, de cómo ganar productividad y generar más trabajo productivo y de calidad. En esta agenda, el sistema financiero debe estar al servicio de los que producimos para hacer crecer realmente al país¨.

La Fundación Protejer ha aportado muchísimo al debate y al esclarecimiento de la competitividad sectorial. Con la Remera: ¿Por qué es tan cara la ropa en Argentina? han demostrado que más de la mitad del precio de la indumentaria es derivado de impuestos.  Refiriéndose a esto expreso: ¨Sin competitividad no hay industria viable. La carga impositiva es el principal factor que implica la no competitividad sistémica de la economía argentina. No puede ser que debamos multiplicar por dos nuestro precio a puerta de fábrica para soportar la carga fiscal. Cada una de nuestras industrias realiza  enormes esfuerzos de inversión para aumentar nuestra productividad en pequeños márgenes, para mantener a nuestras fábricas a nivel de clase mundial y al final del ciclo inversor debemos soportar 100 por 100 de carga impositiva sobre nuestra estructura de costos. Esta carga impositiva atenta contra el desarrollo industrial de nuestro país. Como sociedad debemos enfrentar y encarar un profundo proceso de reestructuración de nuestro esquema impositivo y fiscal, porque el que tenemos nos está condenando a una sociedad desigual y desequilibrada¨.

¨Ahora bien, no podemos cometer el pecado de no ver el futuro por la crisis presente. De hecho para superar la presente crisis, la cual pasara como pasaron tantas veces, estamos obligados a tener muy claro el futuro y el puerto de destino al que queremos arribar¨.

La Fundación Protejer continúa trabajando junto al gobierno en propuestas a mediano plazo para superar esta coyuntura. Y promete seguir trabajando para que este proceso se despliegue, se transparente, y se instale en la agenda pública como un tema central a resolver por los argentinos. Uno de los objetivos centrales de esta edición de Protextil fue instalar la opinión pública en la esfera  de la política pública, dando un claro mensaje sobre el enorme futuro que presenta el sector.

¨Quiero decirlo muy claro, a nivel global, el sector textil está iniciando una etapa de notable crecimiento y desarrollo. La agenda de innovación y desarrollo aplicada sobre nuestro sector ubica al material textil como el principal insumo de las próximas dos décadas. Se esperan nuevos usos y desarrollos de materiales textiles hacia nuevos sectores y nuevos mercados que amplifican notoriamente el volumen de negocio de nuestro entramado productivo. Así mismo, en el marco de la revolución 4.0 la industria vivirá un rol competitivo estratégico y contará con  plataformas cercanas al mercado de consumo. La inmediatez en el manejo de la información comercial requiere que el abastecimiento productivo también sea inmediato. Argentina posee la infraestructura productiva para dar respuesta a las exigencias de un futuro que ya es presente¨.

En plan de mas acción, menos palabras, al cierre del discurso, Yeal Kim procedió a  la firma del memorándum de colaboración entre la Fundación Protejer, la Universidad Nacional de San Martín y el Politécnico de Corea para crear un centro de educación, investigación e innovación en ciencia e ingeniería textil, con una agenda de innovación y desarrollo en textiles de materiales compuestos y  textiles elaborados a partir de hilados conectivos. Este centro de formación e innovación será de clase mundial y permitirá contar con la calificación de los recursos humanos requeridos para esta nueva etapa productiva.

¨Es un proyecto ambicioso que demuestra con hechos nuestra certeza en este futuro sectorial que estamos abocados a alcanzar¨, con estas palabras Yeal Kim concluía su discurso.

About mundotextil