Home » Sin categoría » Dificultades en producción para la temporada primavera-verano
Mundo Textil, Revista de proveedores de la Industria Textil e Indumentaria

Dificultades en producción para la temporada primavera-verano

A pocos días del inicio de la primavera, las principales marcas siguen liquidando ropa de invierno y ofrecen poca variedad de nuevos productos. Aseguran que por la cuarentena hay menos talleres y es más difícil conseguir insumos.

La industria textil es otra de las víctimas de la cuarentena por el coronavirus. Con shoppings cerrados hace casi seis meses y un público que se volcó hacia las compras online, las ventas en lo que va del año se desplomaron un 32%, según el informe de agosto de CAME. Y el futuro aún es complejo; a sólo días de que comience la primavera, el stock de ropa de verano es casi insignificante y los negocios continúan con la liquidación de invierno. “Es muy complejo fabricar y producir nuevas prendas en este escenario, no se consigue la materia prima importada, como hilos y telas y muchos talleres textiles cerraron sus puertas o se volcaron hacia la fabricación de productos para la salud”, explicaron desde el sector.

Con los días de sol y el incipiente calorcito, los compradores se vuelcan hacia la ropa de verano, lo cierto es que el stock de Primavera-Verano es muy reducido y de hecho algunas marcas aún no han presentado su nueva colección. “La cuarentena generó una ruptura del concepto ‘temporada’. Hoy las marcas venden lo que tienen y lo que pueden”.

Desde la Cámara Argentina de la Indumentaria aseguraron que este año la liquidación de invierno se extendió hasta tiempo récord; “hay sobrante de ropa de invierno porque tenemos todos los shoppings cerrados, por lo que hay liquidación aún en septiembre, algo atípico para este mes, cuando ya se suele instalar la ropa de primavera-verano”, remarcó Claudio Drescher, presidente de la Cámara Argentina de la Indumentaria.

Las marcas más pequeñas dependen para encarar su nueva temporada del dinero que ganaron en la temporada anterior, además de sus talleres y lo cierto es que muchos, durante la cuarentena, se desmontaron y otros se volcaron hacia los productos de salud. “Las empresas que subsistieron son las que se reconvirtieron y empezaron a fabricar otras cosas como camisolines, barbijos. Ahora eso repercute porque hay menos fábrica”.

Mientras desde el sector textil aseguran que el rubro atraviesa una fuerte crisis que generó que casi el 100% de las empresas estén inscriptas en el programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP), las ventas tanto en el canal online como en físico cayeron, de agosto a agosto, medidas en cantidades, un 32%, según Came ubicándose como el segundo rubro de mayor caída anual.

Estracto Ambito 13-9 – Belen Fernandez

About mundotextil