Home » Sin categoría » Los Cambios de Comportamiento, los materiales sostenibles pueden ayudar a las marcas a gestionar la Biodiversidad
Mundo Textil, Revista de proveedores de la Industria Textil e Indumentaria
La industria de la moda y la sustentabilidad
La industria de la moda y la sustentabilidad

Los Cambios de Comportamiento, los materiales sostenibles pueden ayudar a las marcas a gestionar la Biodiversidad

La biodiversidad del planeta está disminuyendo a un ritmo acelerado y la industria de la confección es uno de los contribuyentes más importantes a esta pérdida. De hecho, las empresas mundiales del sector de la confección han puesto en marcha innumerables iniciativas para ser neutrales en cuanto a las emisiones de carbono. Sin embargo, para medir el impacto de sus operaciones en el medio ambiente se necesitan múltiples métricas e indicadores.
McKinsey & Company ha realizado un estudio profundo del efecto de cada cadena de valor de las prendas de vestir en la biodiversidad de la Tierra y ha identificado algunos de los mayores contribuyentes a su pérdida. Entre ellos se incluyen:

El alto uso de insecticidas y pesticidas en el cultivo del algodón: Aunque sólo se cultiva en el 2,4% de las tierras de cultivo del mundo, el algodón representa el 22,5% del uso mundial de insecticidas y plaguicidas. También es un cultivo que requiere mucha agua, con unos 2.700 litros de agua necesarios para producir una camiseta.

La procedencia poco ética de las fibras de madera: Alrededor del 30% de las fibras de celulosa artificiales se obtienen de plantaciones en peligro de extinción. La contaminación del agua y el sueloLos cambios de comportamiento de los materiales sostenibles pueden ayudar a las marcas a gestionar la biodiversidad a partir de los productos químicos utilizados en la plantación de estos bosques da lugar a la pérdida de hábitat y al peligro de extinción de especies.

La explotación de los recursos de agua dulce: El teñido y el tratamiento de los textiles, que sobreexplotan los recursos de agua dulce y contaminan las vías fluviales, representan aproximadamente el 25 por ciento de la contaminación de las aguas industriales. La Unión Europea clasifica alrededor de 165 de los 1.900 productos químicos utilizados en la producción de ropa como peligrosos para la salud o el medio ambiente.

Contaminación con microfibras: El informe afirma que en promedio se liberan 700.000 fibras en una carga de ropa estándar, lo que es más7 y medio millón de toneladas de microfibras (que son un tipo de microplástico) que fluyen en los océanos cada año. Se estima que el 35 por ciento de los microplásticos primarios de los océanos del mundo se originan en el lavado de textiles sintéticos. Los productos químicos tóxicos de las microfibras sintéticas envenenan la fauna marina

Desechos no gestionados: Alrededor del 12% de los residuos textiles se descompone en los materiales que los componen, y menos del 1% se recicla en circuito cerrado. Casi tres cuartos -73%- de los desechos textiles se incineran o terminan en vertederos, lo que libera contaminantes en su entorno y contribuye a la pérdida de hábitat. En cualquier lugar se pueden perder entre 30 y 300 especies por hectárea durante el desarrollo de un solo vertedero

Para mitigar estos riesgos, las empresas de confección pueden adoptar las siguientes estrategias:
Hacer que los materiales sean más sostenibles: Cada uno de los materiales utilizados en la industria puede hacerse más sostenible con nuevas innovaciones e inversiones.

Apoyar los múltiples sistemas de producción: La industria puede optimizar la huella ambiental de la producción mundial de algodón apoyando múltiples sistemas de producción. También puede desarrollar alternativas de bajo impacto a las fibras convencionales.

Postura más dura contra la contaminación de las vías fluviales: La contaminación de las vías fluviales por el teñido y el procesamiento de los textiles requiere una postura más firme por parte de las marcas de ropa. Para ello, las marcas pueden colaborar con los proveedores para establecer normas básicas de certificación a escala. Los proveedores también deben cumplir con la norma de cero descarga de productos químicos peligrosos, la lista de sustancias restringidas para la fabricación (ZDHC MRSL) y las directrices sobre aguas residuales, que regulan el uso de productos químicos peligrosos y la descarga de aguas residuales.

Las marcas y los proveedores pueden buscar opciones de alta tecnología como pasar del procesamiento húmedo al teñido sin agua, que utiliza dióxido de carbono supercrítico, o a la impresión digital, que reduce la dependencia del agua y los productos químicos. Pueden instalar filtros de microfibra en sus lavadoras y ayudar a los consumidores a evitar que las microfibras entren en las vías fluviales.

Hacer cambios de comportamiento: Las marcas pueden minimizar la pérdida de biodiversidad haciendo simples ajustes de comportamiento y opciones de consumo como cambiar la configuración de sus lavadoras de ciclos exprés delicados a fríos.

También pueden incentivar el cambio de comportamiento ofreciendo pequeños vales a cambio de ropa usada. La industria puede proporcionar modelos de negocio viables para la reparación y la reutilización como hizo Patagonia en 2019, cuando su Programa de Ropa Usada reparó más de 40.000 piezas de ropa.

Gestionar la biodiversidad como creación de valor. Las marcas también pueden gestionar la biodiversidad como el rendimiento financiero comprometiéndose con nuevos objetivos de base científica sobre la biodiversidad. Pueden asociarse con otras empresas de ropa para invertir en la ampliación y la industrialización de tecnologías emergentes de bajo impacto y en la sustitución de las fibras no sintéticas.

Después de COVID-19, es probable que la biodiversidad se convierta en una preocupación aún mayor para los consumidores e inversores. La industria de la confección debería tomar medidas audaces para hacer frente a esta situación.

Fuente: Expotextilnews

About mundotextil