Home » Sin categoría » Sin probadores y con desinfección de prendas: cómo será el protocolo para reabrir los locales
Mundo Textil, Revista de proveedores de la Industria Textil e Indumentaria

Sin probadores y con desinfección de prendas: cómo será el protocolo para reabrir los locales

En la nueva cuarentena​, que arrancará el lunes, la Ciudad de Buenos Aires evalúa abrir al menos unos 20 mil locales de ropa y calzado, que están cerrados desde el 20 de marzo. En una reunión que se realizó el martes entre funcionarios porteños y representantes de la Federación de Comercio de Buenos Aires (FECOBA), se analizaron las pautas a fijar para el cuidado sanitario y las reglas con las que funcionarán los comercios.

El protocolo para la reapertura fue elaborado por las cámaras del sector, que tras una primera versión siguen trabajando, a través de encuentros virtuales, para definirlo totalmente.

Está claro que la aprobación final está en manos del Gobierno porteño. Y el protocolo será parte de las propuestas para «oxigenar» la cuarentena que el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, discutirá con el presidente Alberto Fernández en un encuentro que se producirá este miércoles por la tarde en Olivos.

En la Ciudad miran la cantidad de contagios diarios para evaluar las medidas a tomar. Y también la ocupación de camas de terapia intensiva, que aunque creció en las últimas semanas, todavía tiene más de la mitad de la capacidad disponible en el sector público.

Más allá de los cuidados sanitarios, como uso de barbijo y limpieza de los locales con productos desinfectantes, en el borrador que trabajaron representantes del sector está estipulado que habrá que dejar un metro y medio entre vendedor y cliente.

La cantidad de gente dependerá de las dimensiones del local. De esta forma, tiene que haber una persona cada 15 metros cuadrados, como ocurre con el resto de los comercios que ya están habilitados para funcionar.

Además, como en los otros rubros no esenciales, los empleados no podrán usar el transporte público para llegar hasta los lugares de trabajo. La regulación estipula de que debe ser el empleador quien provea al trabajador de la forma de llegar. Así, el objetivo es disminuir el uso del transporte público, que está habilitado sólo para los rubros denominados «esenciales».

Otro de los puntos en análisis es el de los probadores. No estarán habilitados, por lo que los clientes deberán llevarse las prendas a su casa directamente.

Todo parece indicar que no habrá posibilidades de hacer cambios. Según trascendió, si el cliente no está a gusto con el artículo que compró, o no es su talle, tendrá la posibilidad de devolverlo y el comerciante tendrá que reintegrarle el dinero.

¿Y qué pasará con la ropa? Según pudo saber Clarín, las prendas devueltas deberán ser preservadas durante 48 horas, el tiempo que se cree que el virus permanece en la ropa, antes de volver a ser expuestas u ofrecidas a otro cliente. También se mencionó la posibilidad de rociarla con alcohol o algún tipo de desinfectante, pero no está claro que eso se incluya en el protocolo definitivo.

En las zapaterías el mecanismo será parecido. No habrá chance de probar el calzado en los locales y se estudia si además de las 48 horas de espera luego de la devolución será necesario aplicar algún tipo de desinfectante en los productos.

Lo que sí se sabe es que no se permitirá la apertura de sastrerías y locales de ropa de diseño en donde la ropa se hace a medida y es necesario que el cliente se pruebe las prendas.

En cambio, sí podrían incluirse algunas fábricas textiles, como ocurren en algunos municipios de la Provincia.

Fuente CLARIN

About mundotextil