Home » MODA » Actualidad » Situacion actual de los Textiles en Colombia
Mundo Textil, Revista de proveedores de la Industria Textil e Indumentaria

Situacion actual de los Textiles en Colombia

La industria textil y de confecciones vio cerrar sus plantas y tiendas. Luego, pudo abrir para fabricar tapabocas y trajes de protección, entre otras prendas. El reto ahora es vender en unos mercados muy competidos y golpeados.

Los empresarios del sector textil y de confecciones califican el impacto de la COVID-19 como “devastador”. Las cifras publicadas en el Informe del Observatorio Sistema Moda de abril 2020, elaborado por Raddar, Inexmoda y Sectorial, sintetizan la preocupación: “con el cierre de 37.000 locales a nivel nacional, la demanda se ha contrai´do en un 60%”.

Con una tradición de 100 años y reconocida como una de las principales actividades de la economía colombiana, ya que representa el 9,4% sobre el total del PIB industrial y es responsable de cerca de 600.000 empleos directos a lo largo de la cadena, el sector tuvo que parar en marzo y pensar rápidamente cómo reaccionar ante el nuevo escenario.

Por considerarse un sector relevante para atender la demanda de prendas de protección, consiguió el aval del gobierno para abrir el 27 de abril y fabricar tapabocas y trajes elaborados en materiales antifluidos y antibacteriales.

Incorporar la producción de mascarillas faciales y la ropa de protección fue la carta que decidieron jugar las compañías del sector sin importar su tamaño. Sin embargo, Carlos Eduardo Botero, presidente de Inexmoda, aclara que esto es apenas una parte del negocio.

“Pienso que de ahí va a salir una nueva línea de negocio que puede ser constante en el mediano plazo, pero todavía no estamos marchando al 100% de la capacidad. Apenas se va a reactivar el comercio y eso va a demorar un poco”, señala el directivo y agrega que las pruebas piloto que se han hecho en los centros comerciales de Medellín han mostrado una muy buena dinámica de consumo.

De ahí, que la apertura de las tiendas físicas le dará un respiro al sector, pues tan solo en abril el gasto de los hogares colombianos en moda fue de $1,14 billones (ver gráfico). “La reactivación del comercio es el eslabón faltante para una adecuada integración de toda la cadena productiva y de comercialización”, describe el Informe del Observatorio Sistema Moda de abril 2020.

De otro lado, una de las principales preocupaciones del sector es que el nivel de inventario de tapabocas está muy alto para las ventas. La demanda local no ha sido la esperada y las personas están comprando los tapabocas termosellados provenientes de Estados Unidos y China.

Por eso, los productores textiles hacen un llamado a los consumidores colombianos a que compren los productos nacionales que tambie´n cumplen con los protocolos sanitarios y de funcionalidad.

LA LUCHA DE LOS EMPRESARIOS

En Colombia, el 78% de las empresas de esta industria son microempresas, 17% son pymes y menos del 1%, grandes empresas. En este último grupo está Didetexco, la textilera de Almacenes Éxito que en 2019 vendió 48 millones de prendas. De estas, el 57,8% corresponde a marcas propias como Bronzini, Arkitect y People, que en su mayoría (90%) se confecciona en 99 talleres, ubicados en seis departamentos, donde trabajan cerca de 8.000 empleados.

“Nos dimos a la tarea de buscar, de la mano de nuestros proveedores, alternativas para ellos y muy rápidamente emprendimos la producción de mascarillas faciales. Así permitimos la reinvención de 50 talleres que generan cerca de 3.500 empleos”, explica Eric Vivoni, director de operaciones de Didetexco.

Creytex, empresa mediana del sector que le provee al Éxito, actualmente solo vende el 40% de su producción y tiene frenadas sus exportaciones. Lina Bustamante, gerente general, manifiesta que lo primero que han hecho es tener una mentalidad de supervivencia, para lo cual incursionaron en la fabricación de prendas de protección antifluido y antibacteriano, que les ha permitido mantenerse durante los últimos tres meses. “Hay que entender que este año no va a ser de crecimiento, sino de sostenimiento”, afirma.

La compañía, de 300 empleados, ha aprovechado el momento para “arreglar la casa” y trabaja en mejorar procedimientos internos y potencializar el sistema digital y de comercio internacional y nacional. En ese sentido, alista una nueva marca, especializada y enfocada solo en Amazon.

Por su parte, Fashion Park, una pequeña empresa que confecciona prendas de vestir para grandes cadenas como Cencosud, ve la permanencia de la empresa en riesgo. “Estamos a casi el 45% de nuestra operación real. Nuestra principal preocupación es mantener el pago de la nómina. Tomamos créditos, pero debemos cuidar el nivel de endeudamiento, porque el futuro inmediato es muy incierto”, expresa Beatriz de Los Ríos, gerente de producción.

La compañía aprendió a hacer tapabocas, aterrizó en tiempo récord los proyectos de comercio electrónico que tenían pendientes y prepara el lanzamiento de sus primeras marcas 100% online, donde tendrá ropa de maternidad y de protección para niños y adultos. De esta manera, tomó medidas para sobrevivir en el corto y mediano plazo, y así llegar al largo plazo y generar algo de crecimiento.

Fuente: dinero.com por JOSÉ LUIS BARRAGÁN 

About mundotextil