Sustentabilidad

Economía circular en la industria textil

Es necesario pensar una estrategia centrada en la circularidad dentro de la industria de la confección para cuidar mejor nuestra relación con el medio ambiente.

El único ser viviente, en el mundo, que genera basura es el ser humano. En Latinoamérica, cada habitante provoca alrededor de 1 kilo de basura diario y la región en su conjunto, unas 541.000 toneladas diarias. Esto representa alrededor de un 10% de la basura mundial.

Según un reciente informe de ONU Medio Ambiente, una economía circular podría reducir entre un 80 y un 99% los desechos industriales en algunos sectores y entre un 79 y un 99% de sus emisiones de gases de efecto invernadero.

La transición a una economía circular no sólo equivale a ajustes destinados a reducir los impactos negativos de la economía lineal, sino que representa un cambio sistémico que construye resiliencia a largo plazo, genera oportunidades comerciales y económicas, y proporciona beneficios ambientales y sociales.

Una nueva reconfiguración mundial para el futuro textil está iniciando y el mayor cambio es la superación del paradigma lineal en el cual las marcas incurrían en los riesgos como los cambios en el gusto de los consumidores, desvalorización de sus stocks, tiempo de llegada al mercado.
Repensar una nueva estrategia centrada en la sustentabilidad y apoyados en la economía circular prima la experiencia sobre compra y el acceso sobre propiedad; en donde la competitividad está dada en la excelencia de la manufactura textil y de confecciones; donde la cercanía geográfica entre compradores y vendedores es clave y se alcanza la reducción de los costos en un contexto de nearshoring (tiempo de llegada al mercado) y reshoring (automatización).

¿Por qué la industria textil debería incorporar una economía circular?

Nos enfrentamos a un aumento de la población mundial y a un consecuente incremento en la demanda de bienes por parte de los mercados emergentes, mientras que al mismo tiempo hemos alcanzado el límite de los recursos naturales de nuestro planeta y nos encontramos frente a una crisis climática masiva. En el estado actual, la industria de la moda es responsable del 10% de las emisiones globales de carbono y genera 92 millones de toneladas de basura, lo que representa el 4% de la producción mundial de residuos. La integración de las prácticas de economía circular puede ayudar a abordar los problemas de la extracción excesiva de recursos primarios, así como la creación de desechos y la liberación de emisiones y contaminación.

¿Economía circular y sustentabilidad es lo mismo?

La sostenibilidad podría verse como la base para una economía circular saludable, al mejorar las cadenas de suministro relacionadas con el cumplimiento social y ambiental. Al integrar prácticas sostenibles o materiales como el algodón orgánico, el better cotton o fibras más ecológicas, podemos optimizar enormemente la huella ecológica de los productos. Pero dado que la sostenibilidad se aplica actualmente a una economía lineal, al final del día, seguimos extrayendo recursos primarios que terminarán en vertederos. En una economía circular, los recursos se mantienen en la cima de su valor. Por lo tanto, las prácticas circulares pueden completar de manera integral la sostenibilidad para crear bienes saludables y no dañinos que puedan reingresar a la cadena de suministro como nuevos insumos para materiales.

Esta nota es un extracto de los fascículos Economía Circular del Proyecto Seda para Latinoamérica y Caribe, realizados por el Programa de Cooperación Triangular ADELANTE, la Universidad Estadual y el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) con la colaboración del equipo de sustentabilidad y de seda del Centro de Textil y Cuero del INTI.

Related posts

Feria internacional líder en textiles técnicos y no tejidos

Andrea Lippi

En la industria textil como elegir materiales para la circularidad

Andrea Lippi

¿Puedo aplicar los conceptos de la economía circular a toda mi producción?

Andrea Lippi

Leave a Comment